domingo, 30 de marzo de 2014

¿Divorciados Vueltos a Casar en la Iglesia Antigua? - Mons. Antonio Grappone

¿Divorciados Vueltos a Casar en la Iglesia Antigua?
Mons. Antonio Grappone


Resurge de la mano del Cardenal Kasper –principalmente, pero no exclusivamente– una superada tesis historiográfica según la cual en la Iglesia primitiva se consentía la vuelta a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, después de un periodo penitencial. Monseñor Antonio Grappone, de la Secretaría del Pontificio Consejo para los Laicos, sostiene en este artículo –originalmente publicado por ZENIT en dos partes– que se trata de “una hipótesis sugerente pero lejos de ser probada”.


Recientemente, en el ámbito de la discusión sobre la posible readmisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, de distintas partes se ha hecho un llamamiento a la praxis de la Iglesia antigua, la cual, según algunos, habría consentido habitualmente la vuelta a los sacramentos de los fieles en tal situación después de un periodo de penitencia, según la modalidad de la penitencia pública. Se trata en realidad de una tesis de ningún modo compartida y ya rechazada en el pasado por los estudiosos; como sucede no pocas veces, sin embargo, algunas tesis historiográficas que parecían superadas emergen periódicamente para ser utilizadas como «evidencias de apoyo» en polémicas de nuestros días.

Se ha subrayado, por no pocos comentaristas, cómo el argumento se apoya principalmente sobre el canon VIII del Concilio de Nicea, del año 325, por tanto un texto muy autoritario. El canon trata de la readmisión de los llamados “catharoi” (puros), que en la Iglesia antigua se identifican con los «novacianos», una secta de tendencia rigurosa que trajo el cisma de Novaciano, sacerdote romano que a mitad del siglo III había roto la comunión con el Obispo Romano Cornelio haciéndose ordenar a su vez Obispo, justificándose con motivaciones de tipo disciplinar que nuestro canon indirectamente recuerda. Novaciano rechazaba la readmisión a la comunión de la Iglesia de los apóstatas y de los adúlteros, también después de la penitencia pública. Por tanto, el canon Niceno dispone que el «puro» para ser readmitido debe «prometer por escrito, aceptar y seguir las enseñanzas de la Iglesia católica y apostólica, es decir de permanecer en comunión sea con quien se ha casado dos veces (digamos en griego), sea con quien ha fallado durante la persecución, pero tiene en cuenta el tiempo y las circunstancias de la penitencia».

Según la interpretación que estamos discutiendo, la Iglesia antigua habría readmitido a los sacramentos a los divorciados vueltos a casar después de un tiempo de penitencia, una elección rechazada por los novacianos rigurosos, pero praxis habitual para toda la Iglesia de entonces, lo suficiente para ser llamada en un canon del primer Concilio Ecuménico, un procedimiento destinado sin embargo a sobrevivir solo en la Iglesia oriental. En occidente habrían prevalecido precisamente las tendencias rigurosas condenadas por el canon.

jueves, 13 de marzo de 2014

Lo que Dios ha Unido. La Revolución Cultural del Cardenal Kasper - Roberto de Mattei

Lo que Dios ha Unido. La Revolución Cultural del Cardenal Kasper
Roberto de Mattei


Texto Original en Italiano publicado por «Corrispondenza Romana» y traducido al Español por «Tradición Digital»


La doctrina no cambia, la novedad concierne sólo la praxis pastoral”. El eslogan, repetido desde hace un año, por un lado tranquiliza a aquellos conservadores que miden todo en términos de enunciaciones doctrinales, y por el otro alienta a los progresistas que atribuyen a la doctrina escaso valor y confían totalmente en el primado de la praxis. Un clamoroso ejemplo de revolución cultural propuesta en nombre de la praxis nos viene de la relación dedicada a “El Evangelio de la familia” con la que el Cardenal Walter Kasper abrió el pasado 20 de febrero las sesiones del Consistorio extraordinario sobre la familia. El texto, que el Padre Federico Lombardi define como “en gran sintonía” con el pensamiento de Papa Francisco, se merece también por esto ser valorado en toda su envergadura.

El punto de partida del Cardenal Kasper es la contestación de que “entre la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y sobre la familia, y las convicciones vividas por muchos cristianos se ha abierto un abismo”. Pero, el Cardenal evita formular un juicio negativo sobre estas “convicciones”, antitéticas a la fe cristiana, eludiendo la pregunta fundamental: ¿Por qué existe este abismo entre la doctrina de la Iglesia y la filosofía de vida de los cristianos contemporáneos? ¿Cuál es la naturaleza, cuáles son las causas del proceso de disolución de la familia? En ninguna parte de su relación se dice que la crisis de la familia es la consecuencia de un ataque programado a la familia, fruto de una concepción del mundo laicista que se opone a ella. Y este silencio a pesar del reciente documento sobre los “Estándares para la educación sexual” de la “Organización Mundial de la Salud” (OMS), la aprobación por parte del Parlamento Europeo del “informe Lunacek”, la legalización de los matrimonios homosexuales y el delito de homofobia hecha por tantos gobiernos occidentales. Además, no podemos no preguntarnos: ¿Es posible, en 2014, dedicar 25 páginas al tema de la familia, ignorando la objetiva agresión que la familia, no sólo la cristiana sino la natural, padece en todo el mundo? ¿Cuáles pueden ser las razones de este silencio, sino una subordinación psicológica y cultural a esos poderes mundanos que promueven el ataque a la familia?

En la parte fundamental de su relación, dedicada al problema de los divorciados vueltos a casar, el Cardenal Kasper no expresa ni una palabra de condena sobre el divorcio y sus desastrosas consecuencias en la sociedad occidental. Pero ¿no ha llegado el momento de decir que gran parte de la crisis de la familia se remonta precisamente a la introducción del divorcio, y que los hechos demuestran cómo la Iglesia tenía razón en combatirlo? ¿Quién tendría que decirlo, sino un Cardenal de la Santa Romana Iglesia? Sin embargo, el Cardenal parece interesarse sólo en el “cambio de paradigma” que exige la situación de los divorciados vueltos a casar.

Casi para prevenir posibles objeciones, el Cardenal se anticipa afirmando: la Iglesia “no puede proponer una solución diversa o contraria a las palabras de Jesús”. La indisolubilidad de un matrimonio sacramental y la imposibilidad de contraer un nuevo matrimonio mientras viva el otro cónyuge “pertenece a la tradición de la fe vinculante de la Iglesia que no puede ser abandonada o disuelta apelando a una comprensión superficial de una misericordia barata”. Pero, inmediatamente después de haber proclamado la necesidad de mantenernos fieles a la Tradición, el Cardenal Kasper avanza dos propuestas demoledoras para escamotear el Magisterio perenne de la Iglesia en materia de familia y de matrimonio.

sábado, 8 de marzo de 2014

Misericordia contra Verdad: el mismo Peligro que hace 50 años [Video] - P. Santiago Martín

Misericordia contra Verdad: el mismo Peligro que hace 50 años
[Video]
P. Santiago Martín


Reflexión en Video del P. Santiago Martín, Fundador de los Franciscanos de María, respecto de la Comunión a los divorciados vueltos a casar. 


02Mar2014.- Con el ataque a la Doctrina de la Iglesia sobre la comunión de divorciados vueltos a casar se está viviendo, afirma el Padre Santiago Martín (Magnificat.TV), un movimiento de opinión similar al que se vio durante el Concilio Vaticano II: el Concilio «paralelo» entonces, el relativismo que asoma ahora.

Si se cambia la doctrina en ese punto, sostiene, se está diciendo que es legítimo recibir el Cuerpo de Cristo sin estar en estado de gracia. Y a partir de ahí, ¿por qué detenerse en el caso de los divorciados vueltos a casar, y no extender a otros casos la misma laxitud?

No deje de ver a continuación el video con su clara y valiente reflexión que es continuación de "La Rendija en la Puerta - Disintiendo con el Cardenal Kasper":

miércoles, 5 de marzo de 2014

La Rendija en la Puerta: Disintiendo del Cardenal Kasper [Video] - P. Santiago Martín

La Rendija en la Puerta: Disintiendo del Cardenal Kasper
[Video]
P. Santiago Martín


Reflexión en Video del P. Santiago Martin, Fundador de los Franciscanos de María, respecto de la Comunión a los divorciados vueltos a casar. 


23Feb2014.- En su semanal comentario de actualidad en Magnificat.TV, el Padre Santiago Martín defiende la Doctrina de la Iglesia frente a la sugerencia del purpurado alemán, Cardenal Walter Kasper, de que podría permitirse en algunos casos la Comunión a divorciados vueltos a casar.

El Fundador y Superior de los Franciscanos de María pide «argumentos teológicos» y no «lacrimógenos», y recuerda algo bien conocido que se ha visto, por ejemplo, en la progresiva implantación del aborto: «Cuando se abre una rendija en la puerta, lo que se abre es la puerta».

No deje de ver a continuación el video con su clara y valiente reflexión:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...