martes, 25 de junio de 2019

Un Precioso Tesoro a Conservar - Agustín de Beitía

Un Precioso Tesoro a Conservar
Agustín de Beitía


La liturgia antigua nutrió espiritualmente a los católicos por más de un milenio. Esplendor y belleza de un rito que alimentó a los santos, cautivó a escritores y artistas, e inspiró a compositores. Un valioso patrimonio de la Iglesia que fue relegado por la reforma de Pablo VI, de la que se cumplirán cincuenta años.


[La Prensa / EL CAMINO] En la nochebuena de 1886, un joven Paul Claudel se acercó a la catedral de Notre Dame de París en busca de inspiración literaria. No era la religión lo que le interesaba. A los 18 años, influido por el clima de época, había perdido por completo la fe en la que se había criado. Comenzaba entonces a escribir y, como diría después, quien poseía un nombre en el arte, las ciencias o las letras, era no creyente.

Imbuido de esas ideas acudió a las Vísperas de Navidad. Había llegado atraído, según se dice, por la belleza de la Sagrada Liturgia, para tener algo sobre lo cual escribir. Y en medio de la ceremonia ocurrió lo inexplicable. «En un momento, mi corazón se sintió emocionado, y tuve fe. Tuve fe con tal intensidad de adhesión, con tal exaltación de todo mi ser, con una convicción tan poderosa, con tal seguridad, que no quedaba margen para ninguna especie de duda», contaría en su libro “Mi conversión”.

Es posible que haya pocos testimonios que vinculen más estrechamente la acción de la gracia divina con la Santa Misa. Como es probable también que el espíritu del joven escritor haya sido predispuesto de algún modo por la belleza y el esplendor de ese rito. De hecho, la antigua liturgia del rito romano, que se celebra en latín, nutrió espiritualmente a la Iglesia occidental durante más de un milenio, cautivando a numerosas personas, entre ellas no pocos escritores y artistas, e inspirando a todos los grandes compositores.

sábado, 25 de mayo de 2019

Mons. Aguer acompaña y respalda al Dr. Rodríguez Lastra - José Arturo Quarracino

Mons. Aguer acompaña y respalda al Dr. Rodríguez Lastra
José Arturo Quarracino


El jueves 23 de mayo Monseñor Héctor Aguer, ex arzobispo de La Plata, mantuvo una charla telefónica con el Doctor Leandro Rodríguez Lastra, infamemente acusado por un juez patagónico de haber incumplido la ley por “no haber puesto fin a la vida de un bebé en el seno materno”, porque la madre -una joven supuestamente violada- no quería tenerlo.

Esto evidencia que en Argentina, para algunos profesionales de la “justicia”, pero culturalmente doctorados en ignorancia humanística, carentes de las más elementales nociones y normas de sabiduría y sentido común, rige la más espantosa de la ley de la selva: un adulto -la propia madre- puede decidir y hacer matar a una persona -su propio hijo- mediante un simple papel escrito, imponiendo su voluntad o deseo de no tenerlo, frente al básico y fundamental derecho a la vida que tiene todo ser humano desde el momento de su concepción.

Es la ley de la selva en su más brutal expresión: la imposición de la pena de muerte a los seres humanos -personas- más inocentes e indefensos de todos: la persona por nacer, simplemente porque no se desea que existan.

jueves, 11 de abril de 2019

Como Construir un Vínculo Valioso con Nuestros Hijos - Paola Delbosco

Como Construir un Vínculo Valioso con Nuestros Hijos
Acompañar a Nuestros Hijos en sus Deseos y Necesidades
Paola Delbosco


Charla Abierta y Gratuita en Mar del Plata.


[EL CAMINO] Este viernes 12 de Abril de 2019, la destacada conferencista Dra. Paola Delbosco expondrá en Mar del Plata sobre el tema “Como Construir un Vínculo Valioso con Nuestros Hijos – Acompañar a Nuestros Hijos en sus Deseos y Necesidades”.

La Conferencia se desarrollará a partir de las 19hs en el Instituto San Alberto (ISA) de nuestra ciudad, sito en Pellegrini 3762. La entrada es Libre y Gratuita.

Se trata de un tema de gran importancia que será de mucha utilidad y beneficio para nuestras familias. Por eso queremos recomendar vivamente la participación de todo el que pueda en este especial evento.

miércoles, 20 de febrero de 2019

«¡No se Turbe Vuestro Corazón!» (Juan 14, 1). Declaración de Fe - Cardenal Gerhard Müller

«¡No se Turbe Vuestro Corazón!» (Juan 14, 1)
Declaración de Fe
Cardenal Gerhard Müller


En una profesión pública de fe publicada en varios idiomas el 8 de febrero de 2019, y cuyo título está tomado del Evangelio de Juan, el Prefecto Emérito de la Congregación para la Doctrina del la Fe reafirma muchas enseñanzas clave de la Fe Católica. «Hoy en día muchos cristianos ya no son conscientes ni siquiera de las enseñanzas básicas de la fe», se lamenta el Cardenal Alemán, «por lo que existe un peligro creciente de apartarse del camino que lleva a la vida eterna». Los números que aparecen entre paréntesis en el texto corresponden al «Catecismo de la Iglesia Católica».


[InfoCatólica/EL CAMINO] Ante la creciente confusión en la enseñanza de la Doctrina de la Fe, muchos Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Laicos de la Iglesia Católica, me han pedido dar testimonio público de la verdad de la Revelación. Es tarea de los Pastores guiar a los que se les ha confiado por el camino de la salvación. Esto sólo puede tener éxito si se conoce este camino y ellos mismos siguen adelante. Acerca de esto la palabra del Apóstol nos indica: «Porque sobretodo os he entregado lo que yo también recibí» (1 Co 15, 3). Hoy en día muchos cristianos ya no son conscientes ni siquiera de las enseñanzas básicas de la Fe, por lo que existe un peligro creciente de apartarse del camino que lleva a la vida eterna. Pero sigue siendo tarea propia de la Iglesia conducir a las personas a Jesucristo, luz de las naciones (cf. LG 1). En esta situación se plantea la cuestión de la orientación. Según Juan Pablo II, el “Catecismo de la Iglesia Católica” es una «norma segura para la Doctrina de la Fe» (Fidei Depositum IV). Fue escrito con el objetivo de fortalecer a los hermanos y hermanas en la Fe, cuya Fe es ampliamente cuestionada por la «dictadura del relativismo».


1. El Dios uno y trino, revelado en Jesucristo

La personificación de la Fe de todos los cristianos se encuentra en la confesión de la Santísima Trinidad. Nos hemos convertido en discípulos de Jesús, hijos y amigos de Dios por el bautismo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. La diferencia de las tres Personas en la unidad Divina (254) marca una diferencia fundamental con respecto a otras religiones en la creencia en Dios y en la imagen del hombre. En la confesión a Jesucristo los espíritus se dividen. Él es verdadero Dios y verdadero hombre, engendrado según su naturaleza humana por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen María. El Verbo hecho carne, el Hijo de Dios, es el único redentor del mundo (679) y el único mediador entre Dios y los hombres (846). En consecuencia, la Primera Carta de san Juan describe como Anticristo al que niega su divinidad (1 Juan 2, 22), ya que Jesucristo, el Hijo de Dios, es desde la eternidad un ser con Dios, su Padre (663). La recaída en antiguas herejías, que veían en Jesucristo sólo a un buen hombre, a un hermano y amigo, a un profeta y a un moralista, debe ser combatida con clara determinación. Él es ante todo el Verbo que estaba con Dios y es Dios, el Hijo del Padre, que asumió nuestra naturaleza humana para redimirnos y que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. Lo adoramos sólo a Él como el único y verdadero Dios en unidad con el Padre y el Espíritu Santo (691).


2. La Iglesia

Jesucristo fundó la Iglesia como signo visible e instrumento de salvación, que subsiste en la Iglesia Católica (816). Dio una constitución Sacramental a su Iglesia, que surgió «del costado de Cristo dormido en la Cruz» (766), y que permanece hasta su consumación (765). Cristo Cabeza y los fieles como miembros del Cuerpo son una persona mística (795), por eso la Iglesia es santa, porque el único mediador la ha establecido y mantiene su estructura visible (771). A través de ellos, la obra de la Redención de Cristo se hace presente en el tiempo y en el espacio en la celebración de los santos Sacramentos, especialmente en el Sacrificio Eucarístico, la Santa Misa (1330).

miércoles, 6 de febrero de 2019

La Ciencia en el Medioevo: Recepción del Saber Antiguo en la Europa Cristiana - Marcelo Gustavo Imbrogno

La Ciencia en el Medioevo
Recepción del Saber Antiguo en la Europa Cristiana
Prof. Marcelo Gustavo Imbrogno


Una nueva oportunidad de escuchar esta Conferencia en Mar del Plata.


[FVN/ELCAMINO] El próximo viernes 08 de Febrero, a partir de las 20hs, el Prof. Marcelo Gustavo Imbrogno disertará sobre “La Ciencia en el Medioevo: Recepción del Saber Antiguo en la Europa Cristiana”

Organizado por “Fraternidad de Vida Nueva”, dicha disertación será en el Multiespacio Cultural EL CAMINO, Catamarca 2336 de Mar del Plata. La entrada es libre y se solicita una colaboración voluntaria para sostener los gastos del Multiespacio.

Se piensa habitualmente que el Occidente Cristiano descubrió el saber griego por traducciones árabes. Sin embargo Europa siempre preservó sus contactos con el mundo griego. Un ejemplo de ello es la Abadía de Mont-Saint-Michel, importante centro de traducción de textos desde el siglo XII.

domingo, 6 de enero de 2019

Una Iglesia que se Ahoga en el Sentimentalismo - Jorge Soley

Una Iglesia que se Ahoga en el Sentimentalismo
Jorge Soley


Jorge Soley Climent es Católico y Español. Está Casado y es Padre de seis Hijos. Economista y apasionado por la lectura, es Bloguero del Portal Español “InfoCatólica”.


[InfoCatólica/FVN] Suelo leer lo que escribe Samuel Gregg, habitualmente ponderado e informado. Pero el artículo que escribió la semana pasada, “Una Iglesia que se ahoga en el sentimentalismo” [ver aquí: https://www.catholicworldreport.com/2018/10/29/a-church-drowning-in-sentimentalism/] me llamó especialmente la atención porque abordaba un fenómeno devastador y muy extendido que está desfigurando la Iglesia y condenándola a la irrelevancia más atroz. El subtítulo también me pareció significativo: “La fe y la razón están asediadas por una idolatría de los sentimientos”. Y eso mientras muchos se alegran de los efímeros momentos de gloria que el sentimentalismo desbocado les ofrece.  

Gregg señala en su recomendable artículo que la Iglesia siempre ha tenido en alta estima la razón, la que nos permite usar la lógica, conocer la verdad moral o entender y profundizar en la Revelación. Tal valoración puede haber llevado, reconoce Gregg, en determinados momentos a excesos. No es el caso en nuestros tiempos, cuando lo que parece prevalecer es lo que Gregg califica como “affectus per solam”, o lo que podemos traducir como “sentimientos y nada más”. Una actitud, extendidísima, que se caracterizaría por “una exaltación de los sentimientos, un desprecio de la razón y la subsiguiente infantilización de la fe cristiana”.

A continuación Gregg se detiene en los síntomas de este peligroso fenómeno. Merece la pena repasarlos:

1.- Uso generalizado en la Predicación y Enseñanza de un lenguaje que es más característico de una terapia que de las palabras usadas por Cristo y sus Apóstoles. Palabras como “pecado” desaparecen y son sustituidas por “sufrimientos”, “remordimientos” o “errores”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...