domingo, 6 de enero de 2019

Una Iglesia que se Ahoga en el Sentimentalismo - Jorge Soley

Una Iglesia que se Ahoga en el Sentimentalismo
Jorge Soley


Jorge Soley Climent es Católico y Español. Está Casado y es Padre de seis Hijos. Economista y apasionado por la lectura, es Bloguero del Portal Español “InfoCatólica”.


[InfoCatólica/FVN] Suelo leer lo que escribe Samuel Gregg, habitualmente ponderado e informado. Pero el artículo que escribió la semana pasada, “Una Iglesia que se ahoga en el sentimentalismo” [ver aquí: https://www.catholicworldreport.com/2018/10/29/a-church-drowning-in-sentimentalism/] me llamó especialmente la atención porque abordaba un fenómeno devastador y muy extendido que está desfigurando la Iglesia y condenándola a la irrelevancia más atroz. El subtítulo también me pareció significativo: “La fe y la razón están asediadas por una idolatría de los sentimientos”. Y eso mientras muchos se alegran de los efímeros momentos de gloria que el sentimentalismo desbocado les ofrece.  

Gregg señala en su recomendable artículo que la Iglesia siempre ha tenido en alta estima la razón, la que nos permite usar la lógica, conocer la verdad moral o entender y profundizar en la Revelación. Tal valoración puede haber llevado, reconoce Gregg, en determinados momentos a excesos. No es el caso en nuestros tiempos, cuando lo que parece prevalecer es lo que Gregg califica como “affectus per solam”, o lo que podemos traducir como “sentimientos y nada más”. Una actitud, extendidísima, que se caracterizaría por “una exaltación de los sentimientos, un desprecio de la razón y la subsiguiente infantilización de la fe cristiana”.

A continuación Gregg se detiene en los síntomas de este peligroso fenómeno. Merece la pena repasarlos:

1.- Uso generalizado en la Predicación y Enseñanza de un lenguaje que es más característico de una terapia que de las palabras usadas por Cristo y sus Apóstoles. Palabras como “pecado” desaparecen y son sustituidas por “sufrimientos”, “remordimientos” o “errores”.

2.- Rechazo de la defensa razonada de la Moral Católica acusando a quien lo hace de ser hiriente o moralista. Parece como si la Verdad debiera ser silenciada si puede herir los sentimientos de alguien.

3.- Rechazo a hablar sobre el juicio y la posibilidad real del infierno. El sentimentalismo sencillamente evita el tema. Se pregunta Gregg, ¿cuándo fue la última vez que la posibilidad de condenarse eternamente fue mencionada en la Misa de tu Parroquia?

4.- Un Jesucristo deformado. “El Cristo que nos presentan es una especie de rabino liberal que recicla trivialidades como «cada uno tiene su propia verdad», «haz lo que te haga sentir bien», «sé autentico contigo mismo», «quién soy yo para juzgar», etc. Y sobre todo, nunca tengas miedo: este Jesús garantiza el cielo, o lo que sea, a todo el mundo”. Aquí la cita de Ratzinger que reproduce Gregg es impagable: “Un Jesús que está de acuerdo con todos y con todo, un Jesús sin su santa ira, sin la dureza de la verdad y del verdadero amor no es el Jesús real que nos muestran las Escrituras, sino una miserable caricatura. Una concepción de los evangelios en la que la seriedad de la ira de Dios está ausente no tiene nada que ver con el Evangelio bíblico”.

5.- Y por último, un declinar de la claridad en la exposición de la fe cristiana.

Cuestionándose acerca de las causas que nos han llevado a esta situación Gregg enumera las siguientes:

a) El contagio de un mundo en el que el emotivismo es generalizado y que considera la moralidad como el compromiso con determinadas causas. Lo que importa es el grado de pasión en tu compromiso y el grado de corrección política del mismo.

b) Una concepción de la fe que consiste en lo que ésta hace por cada uno de nosotros y nuestro bienestar, y no en nuestra salvación.

c) Los esfuerzos por diluir y distorsionar la ley natural desde el postconcilio. A pesar de algún loable intento de recuperación, la ley natural tiene una posición marginal en el magisterio actual. “El precio de esto es que cuando relegas la razón a la periferia de la fe religiosa, empiezas a imaginar que la fe es de algún modo independiente de la razón, o que la fe es de algún modo inherentemente hostil a la razón. Finalmente la razonabilidad de la fe deja de ser importante y de este modo se acaba en la ciénaga del sentimentalismo”.

d) La desaparición de la lógica del currículo educativo.

e) La excesiva insistencia en una mala psicología y en una mala sociología por parte de muchos clérigos formados durante la década de los 70.

La solución a esta plaga de sentimentalismo no está en negar la importancia de los sentimientos y emociones, sino en integrar estos de modo coherente con la fe, la razón y la voluntad. No será fácil, pero la alternativa es una Iglesia convertida en oenegé, y como dice Gregg, resignada a la pura irrelevancia.








2 comentarios:

  1. Muy bueno, gracias a Dios que el Espiritu sopla y nos hace llegar su inspiracion

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Excelente!!!. Totalmente de acuerdo con lo que expresan Soley y Gregg yel citado párrafo de Ratzinger. Muy buen artículo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...