jueves, 25 de marzo de 2010

Guerra al Cristianismo. Esta guerra al cristianismo no sería tan peligrosa si los cristianos la advirtiesen - Marcello Pera

Guerra al Cristianismo
Esta guerra al cristianismo no sería tan peligrosa si los cristianos la advirtiesen
Marcello Pera


Por su especial interés damos a conocer una carta al director del periódico Corriere della Sera firmada por Marcello Pera. Pera es Senador de la República Italiana y profesor de filosofía, no es católico. Escribió diversos libros sobre la identidad cristiana de Europa, entre los que destacan: Senza radici, Pera, Marcello y Ratzinger, Joseph, Ed. Mondadori, Milano 2004: Perché dobbiamo dirci cristiani, Ed. Mondadori, Milano 2008, con prefacio del Papa Benedicto XVI.
A propósito, el jesuita P. Jorge Loring afirma: "Estamos sufriendo un acoso a la Iglesia con ocasión de los sacerdotes pederastas. Se amontonan los casos de cincuenta años y dan la sensación de que es algo frecuente entre el clero. Alguien ha hecho el cálculo y resulta un caso cada dos meses: si somos cuatrocientos mil sacerdotes, el porcentaje es mínimo. Es más, otro ha calculado el porcentaje: es del 0,04%. No es la impresión que están dando los medios de comunicación.
Es verdad que no debería haber ni un solo caso, pues los sacerdotes representamos a Cristo. Pero aunque sea lamentable que haya malos sacerdotes, esta mínima parte no debe empañar el comportamiento de la mayoría de los buenos sacerdotes.
También se ataca a la Iglesia como responsable de ocultar a estos sacerdotes pederastas. Es posible que la Iglesia se haya equivocado en su comportamiento maternal limitándose a amonestarlos y cambiarlos de sitio. Pero esto no ha sido eficaz pues no se corregían y seguían corrompiendo. Por eso hoy la Iglesia ha cambiado de método, y con los sacerdotes pederastas: TOLERANCIA CERO". Pasemos ahora directamente a la carta del Senador Italiano.


Una agresión al Papa y a la democracia

Carta al director
de Marcello Pera
(Corriere della Sera, Milán, 17-03-2010, pag. 23)
[Hemos resaltado algunos párrafos de la carta en negritas]


Estimado director:

La cuestión de los sacerdotes pedófilos u homosexuales desencadenada últimamente en Alemania tiene como objetivo al Papa. Pero se cometería un grave error si se pensase que el golpe no irá más allá, dada la enormidad temeraria de la iniciativa. Y se cometería un error aún más grave si se sostuviese que la cuestión finalmente se cerrará pronto como tantas otras similares. No es así. Está en curso una guerra. No precisamente contra la persona del Papa ya que, en este terreno, es imposible. Benedicto XVI ha sido convertido en invulnerable por su imagen, por su serenidad, su claridad, firmeza y doctrina. Basta su sonrisa mansa para desbaratar un ejército de adversarios.

No, la guerra es entre el laicismo y el cristianismo. Los laicistas saben bien que, si una mancha de fango llegase a la sotana blanca, se ensuciaría la Iglesia, y si fuera ensuciada la Iglesia lo sería también la religión cristiana. Por esto, los laicistas acompañan su campaña con preguntas del tipo «¿quién más llevará a sus hijos a la Iglesia?», o también «¿quién más mandará a sus chicos a una escuela católica?», o aún también «¿quién hará curar a sus pequeños en un hospital o una clínica católica?».

Hace pocos días una laicista ha dejado escapar la intención. Ha escrito: «La entidad de la difusión del abuso sexual de niños de parte de sacerdotes socava la misma legitimidad de la Iglesia católica como garante de la educación de los más pequeños». No importa que esta sentencia carezca de pruebas, porque se esconde cuidadosamente «la entidad de la difusión»: ¿uno por ciento de sacerdotes pedófilos?, ¿diez por ciento?, ¿todos? No importa ni siquiera que la sentencia carezca de lógica: bastaría sustituir «sacerdotes» con «maestros», o con «políticos», o con «periodistas» para «socavar la legitimidad» de la escuela pública, del parlamento o de la prensa. Lo que importa es la insinuación, incluso a costa de lo grosero del argumento: los sacerdotes son pedófilos, por tanto la Iglesia no tiene ninguna autoridad moral, por ende la educación católica es peligrosa, luego el cristianismo es un engaño y un peligro.

Esta guerra del laicismo contra el cristianismo es una batalla campal. Se debe llevar la memoria al nazismo y al comunismo para encontrar una similar. Cambian los medios, pero el fin es el mismo: hoy como ayer, lo que es necesario es la destrucción de la religión. Entonces Europa, pagó a esta furia destructora, el precio de la propia libertad. Es increíble que, sobre todo Alemania, mientras se golpea continuamente el pecho por el recuerdo de aquel precio que ella infligió a toda Europa, hoy, que ha vuelto a ser democrática, olvide y no comprenda que la misma democracia se perdería si se aniquilase el cristianismo.

La destrucción de la religión comportó, en ese momento, la destrucción de la razón. Hoy no comportará el triunfo de la razón laicista, sino otra barbarie. En el plano ético, es la barbarie de quien asesina a un feto porque su vida dañaría la «salud psíquica» de la madre. De quien dice que un embrión es un «grumo de células» bueno para experimentos. De quien asesina a un anciano porque no tiene más una familia que lo cuide.

De quien acelera el final de un hijo porque ya no está consciente y es incurable. De quien piensa que «progenitor A» y «progenitor B» es lo mismo que «padre» y «madre». De quien sostiene que la fe es como el coxis, un órgano que ya no participa en la evolución porque el hombre no tiene más necesidad de la cola y se mantiene erguido por sí mismo.

O también, para considerar el lado político de la guerra de los laicistas al cristianismo, la barbarie será la destrucción de Europa. Porque, abatido el cristianismo, queda el multiculturalismo, que sostiene que cada grupo tiene derecho a la propia cultura. El relativismo, que piensa que cada cultura es tan buena como cualquier otra. El pacifismo que niega que existe el mal.

Esta guerra al cristianismo no sería tan peligrosa si los cristianos la advirtiesen. En cambio, muchos de ellos participan de esa incomprensión. Son aquellos teólogos frustrados por la supremacía intelectual de Benedicto XVI. Aquellos obispos equívocos que sostienen que entrar en compromisos con la modernidad es el mejor modo de actualizar el mensaje cristiano. Aquellos cardenales en crisis de fe que comienzan a insinuar que el celibato de los sacerdotes no es un dogma y que tal vez sería mejor volver a pensarlo. Aquellos intelectuales católicos apocados que piensan que existe una «cuestión femenina» dentro de la Iglesia y un problema no resuelto entre cristianismo y sexualidad. Aquellas conferencias episcopales que equivocan en el orden del día y, mientras auspician la política de las fronteras abiertas a todos, no tienen el coraje de denunciar las agresiones que los cristianos sufren y las humillaciones que son obligados a padecer por ser todos, indiscriminadamente, llevados al banco de los acusados. O también aquellos embajadores venidos del Este, que exhiben un ministro de exteriores homosexual mientras atacan al Papa sobre cada argumento ético, o aquellos nacidos en el Oeste, que piensan que el Occidente debe ser «laico», es decir, anticristiano.

La guerra de los laicistas continuará, entre otros motivos porque un Papa como Benedicto XVI, que sonríe pero no retrocede un milímetro, la alimenta. Pero si se comprende por qué no cambia, entonces se asume la situación y no se espera el próximo golpe. Quien se limita solamente a solidarizarse con él es uno que ha entrado en el huerto de los olivos de noche y a escondidas, o quizás es uno que no ha entendido para qué está allí.


Marcello Pera

FIN, 24-03-10


Fuente: Corriere della Sera, Milán, 17-03-2010 y
NOTICIAS GLOBALES, Año XIII. Número 905, 12/10.
Gacetilla n° 1028. Buenos Aires, 24 marzo 2010




martes, 23 de marzo de 2010

Ciencia no puede olvidar centralidad del ser humano, dice Obispo de Mar del Plata

Ciencia no puede olvidar centralidad del ser humano,
dice Obispo de Mar del Plata


BUENOS AIRES, 18 Mar. 10 (ACI).- El Obispo de Mar del Plata, Mons. Juan Alberto Puiggari, señaló que la ciencia y la técnica no pueden olvidar nunca la centralidad del ser humano, concretamente en el campo de la medicina, en donde las personas han de recibir siempre un trato acorde a su dignidad.

Así lo indicó el Prelado al presidir la Eucaristía con motivo del comienzo de la carrera de medicina en la Universidad de Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (FASTA).

El Obispo alentó a que "se instruya a los jóvenes con un concepto donde la ciencia esté centrada en el hombre. Tal vez uno de los problemas más serios de la ciencia y de la técnica es el olvido del hombre".

Luego el prelado le pidió a Dios que "ilumine y bendiga esta iniciativa, a los profesores, a los alumnos para poder formar a médicos que descubran en el paciente, a una persona en su integralidad, cuerpo y alma; que no sólo necesita que le tomen la presión o le den algún parámetro médico, sino que necesita ser reconocido como persona".

Asimismo pidió especialmente a todos los alumnos que comienzan la carrera de medicina, y que en el futuro serán médicos, que no sólo apliquen sus conocimientos sino que también puedan mantenerse cercanos espiritualmente a las personas.

"Qué distinto es cuando el médico pasa como un observador de la tecnología de hoy casi sin dirigir una palabra al enfermo, a que el médico sea capaz de ver en el enfermo a un hermano, en el que una palabra, un gesto de cercanía logrará mucho más que la curación del cuerpo", dijo el Obispo de Mar del Plata.

Finalmente insistió que "al final es Dios quien decide la vida o la muerte de una persona, pero ahí están los médicos, ayudando a sobrellevar esas dificultades. Que sean conscientes, los que se formen en esta casa, del momento privilegiado para hacer sentir al enfermo todo el afecto, la fraternidad y la humanidad que hay que poner en este mundo que se desangra por el olvido del hombre y de Dios".



viernes, 19 de marzo de 2010

Más de 7 mil jóvenes prometen castidad junto con Verástegui en Guatemala

Más de 7 mil jóvenes prometen castidad junto con Verástegui en Guatemala


GUATEMALA, 18 Mar. 10 (ACI).- En el marco del 1º Congreso de Jóvenes Católicos de Guatemala, más de 7 mil jóvenes entre 12 y 25 años prometieron, acompañados del reconocido actor mexicano, Eduardo Verástegui, "trabajar por la virtud de la pureza, llevando una vida de castidad y permaneciendo vírgenes, hasta aceptar su vocación ya sea al matrimonio, la vida religiosa, según el Plan de Dios".

Según señala la nota de prensa, el evento se llevó a cabo "en el Domo, un moderno coliseo deportivo en la ciudad de Guatemala que se llenó en su totalidad" y fue inaugurado "con una procesión de la imagen de Nuestra Señora de Fátima, seguido por la consagración mariana".

Seguidamente, los miles de jóvenes participaron de una procesión y adoración al Santísimo Sacramento, presidida por el P. Axel Sánchez, Capellán del Congreso, quien "bendijo los escapularios de la Virgen del Carmen y los Rosarios que fueron distribuidos al íntegro de participantes" tras lo cual "Eduardo Verástegui, hincado de rodillas frente al Santísimo, pronunció con los jóvenes la oración de la Promesa de Castidad".

El actor mexicano compartió con los jóvenes la historia de su conversión, su compromiso personal de vivir la virtud de la pureza, los desafió a "seguir los mandamientos de Dios y ser los santos del tercer milenio" y les recordó las palabras de la Madre Teresa de Calcuta, quien decía: "Dios no nos pidió ser exitosos, sino que seamos fieles".

De igual manera, la actriz mexicana de telenovelas, Karyme Lozano, compartió su experiencia de conversión y cómo "abandonó su exitosa carrera para vivir una vida cristiana coherente, según las enseñanzas de la Iglesia".

Finalmente, los jóvenes participaron de una Eucaristía presidida por Mons. Paul Richard Gallagher, Nuncio Apostólico en Guatemala, concelebrada por los obispos encargados de las comisiones de Familia y Juventud de la Conferencia Episcopal de Guatemala.



lunes, 15 de marzo de 2010

Rol espiritual debe prevalecer sobre el social en sacerdotes, afirma Arzobispo

Rol espiritual debe prevalecer sobre el social en sacerdotes,
afirma Arzobispo


ROMA, 12 Mar. 10 (ACI).- El Arzobispo de Utrecht (Holanda), Mons. Willem Jacobus Eijk, explicó que luego de la ordenación sacerdotal y debido a su contacto con el mundo, el presbítero corre el riesgo de hacer "prevalecer el rol social sobre el espiritual". Para evitarlo, todo sacerdote debe acrecentar cada vez más su "relación con Cristo Sacerdote, Maestro y Pastor".

Así lo indicó el Prelado en su intervención en el Congreso Teológico "Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote" organizado por la Congregación para el Clero y que se realiza en la Pontificia Universidad Lateranense el 11 y 12 de marzo.

Mons. Eijk indicó que "no quisiera subestimar la importancia del rol social de los sacerdotes, lo cuales estando 'en cierto modo segregados en el seno del pueblo de Dios' no permanecen 'separados de este mismo pueblo o de cualquier hombre' con quienes viven y para quienes trabajan en una determinada época y cultura".

Sin embargo, señala, "buscamos formar futuros sacerdotes en primer lugar y con base en la identidad espiritual. Los sacerdotes son cotidianamente expuestos a la presión, a las tensiones y a las desilusiones relacionadas a la proclamación del Evangelio en nuestra sociedad poco abierta a la fe cristiana".

Por ello, prosigue, "después de la ordenación siempre está el riesgo de hacer prevalecer el rol social sobre el espiritual. Para prevenir un conflicto personal los sacerdotes deben acrecentar todo lo posible su relación con Cristo Sacerdote, Maestro y Pastor".



miércoles, 10 de marzo de 2010

Casi un millón de españoles marcharon contra ley del aborto y por derecho a la Vida

Casi un millón de españoles marcharon contra ley del aborto y por derecho a la Vida


MADRID, 08 Mar. 10 (ACI) .- Casi un millón de españoles salió este domingo a las calles de las diversas ciudades del país para defender el derecho del no nacido y para exigir al gobierno socialista de Rodríguez Zapatero la derogación de la "Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo", la ley del aborto aprobada por el Senado y finalmente firmada por el Rey Juan Carlos.

302 Asociaciones pro-vida convocaron la imponente "Marcha Internacional por la Vida 2010" celebrada simultáneamente en la mayor parte de las capitales de provincias de España.

La más importante de las manifestaciones tuvo lugar sin duda en Madrid, donde más de 600.000 personas, muchas de ellas familias enteras, marcharon entre la Plaza Cibeles y la Puerta del Sol con camisetas rojas, globos y pancartas. El acto en Madrid concluyó con la lectura, por la periodista Sonsoles Calavera, del manifiesto que exige la derogación de la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Otras 10.000 personas se concentran en Castilla y León, en un clima pacífico y familiar, para protestar contra la reciente aprobación en España de la ley del aborto más permisiva de Europa. La movilización más numerosa de la provincia tuvo lugar en Burgos, donde se reunieron 5.000 personas, seguida de Soria, con 1.500.

En Sevilla, al sur del país, más de 7.000 manifestantes convocados por todas las hermandades y cofradías de Sevilla se concentraron este domingo en Sevilla para la "III Marcha por la Vida" local, para defender los derechos de la mujer embarazada y de los no nacidos y exigir la derogación de la "Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo".

Otras 5.000 marcharon en las principales ciudades de Galicia (La Coruña, Vigo, Pontevedra y Ferrol), mientras que Barcelona fue escenario de la concentración que marcó el lanzamiento de la Plataforma Cataluña Vida Sí, para reivindicar la defensa del derecho a la vida de los niños no nacidos y rechazar la nueva Ley del aborto.

Más de 3.000 personas llenaron la plaza Bonanova y sus alrededores en Barcelona llevando numerosas pancartas, carteles y globos; mientras en el estrado se turnaban varias intervenciones y actuaciones dirigidas a los niños.

Tania Fernández, de "Derecho a Vivir", recordó en Barcelona que el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer y destacó que el aborto es también "violencia contra las mujeres embarazadas y las niñas que representan más de la mitad de abortos que se producen".



lunes, 8 de marzo de 2010

Promover evangelización y cultura católica arraigada en la familia, pide el Papa Benedicto

Promover evangelización y cultura católica arraigada en la familia,
pide el Papa Benedicto


VATICANO, 05 Mar. 10 (ACI).- Al recibir esta mañana a los obispos de la Conferencia Episcopal de Uganda al final de su visita ad limina, el Papa Benedicto XVI exhortó a promover la evangelización y la cultura católica arraigada en la familia, así como la solidaridad y la reconciliación en ese país. El Santo Padre también pidió cuidar y alentar a los sacerdotes, así como promover nuevas vocaciones a la vida consagrada.

Al inicio de su discurso el Santo Padre recordó primeramente a las personas afectadas por las recientes inundaciones en la región de Bududa en Uganda asegurando sus oraciones por los difuntos y para que Dios conceda "fortaleza y esperanza a todos los que están sufriendo las consecuencias de este trágico suceso".

Seguidamente se refirió a la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos, celebrada el año pasado, que fue "memorable en su llamamiento a redoblar los esfuerzos al servicio de una evangelización más profunda de ese continente. El poder de la palabra de Dios y el conocimiento y el amor de Jesús, no pueden por menos que transformar la vida de las personas, cambiando para mejor su forma de pensar y actuar".

"A la luz del mensaje evangélico debéis ser conscientes de la necesidad de alentar a los católicos de Uganda a apreciar plenamente el sacramento del matrimonio en su unidad e indisolubilidad, y el sagrado derecho a la vida", dijo el Papa y animó a los obispos a ayudar a sus fieles a "resistir a la seducción de una cultura materialista y al individualismo, que ha echado raíces en muchos países" y "continuar exigiendo una paz duradera basada en la justicia, la generosidad con los necesitados y un espíritu de diálogo y reconciliación".

"Al mismo tiempo que promovéis un auténtico ecumenismo estad cerca especialmente de los que son más vulnerables al avance de las sectas. Guiadles a rechazar los sentimientos superficiales y una predicación que vacía la cruz de Cristo de su poder; de esta manera, como pastores responsables, los mantendréis, al igual que a sus hijos, fieles a la Iglesia de Cristo", continuó el Santo Padre.

"Seguid apoyando a todos los que con corazón generoso ayudan a los desplazados y los huérfanos de las zonas asoladas por la guerra. Alentad a los que cuidan a personas afectadas por la pobreza, el SIDA y otras enfermedades enseñándoles a ver en aquellos a quienes sirven el rostro sufriente de Jesús", exhortó.

"La renovada evangelización da lugar a su vez a una cultura más católica arraigada en la familia", destacó el Papa e indicó que los informes de los prelados muestran que los programas de educación en las parroquias, escuelas y asociaciones, así como sus propias intervenciones en temas de interés común "favorecen de hecho la difusión de una cultura católica mas fuerte".

En este sentido "pueden hacer un gran bien los laicos bien formados que trabajan en los medios de comunicación, en la política y la cultura" de cuya preparación debe formar parte especialmente "la doctrina social de la Iglesia", enfatizó.

Benedicto XVI subrayó luego que "los obispos, como primeros agentes de la evangelización están llamados a dar testimonio elocuente de la solidaridad práctica que nace de nuestra comunión en Cristo. En un espíritu de caridad cristiana, las diócesis que gozan de más recursos, tanto material como espiritualmente, deben ayudar a las que tienen menos. Al mismo tiempo, todas las comunidades tienen el deber de esforzarse por la autosuficiencia".

"Es importante –aseguró el Papa– que vuestro pueblo desarrolle el sentido de responsabilidad consigo mismo, su comunidad y su Iglesia, e, imbuido de un espíritu católico, de la sensibilidad a la necesidades de la Iglesia universal".

"Vuestros sacerdotes, como ministros comprometidos de la evangelización, ya se benefician en gran medida de vuestra orientación paternal. En este Año Sacerdotal exhortadlos a la oración y la vigilancia, especialmente por cuanto respecta al egocentrismo, la ambición mundana o política, o el excesivo apego a la familia o grupo étnico", prosiguió.

"Continuad la promoción de las vocaciones, que prevé el debido discernimiento de los candidatos y de su motivación y la formación adecuada. Sacerdotes y religiosos necesitan un apoyo constante en sus vidas de celibato y virginidad consagrada".

"Enseñadles con vuestro ejemplo la belleza de esta forma de vida, de la paternidad y la maternidad espiritual con la que pueden enriquecer y profundizar el amor de los fieles por el Creador y Dador de todos los dones", concluyó el Santo Padre.




miércoles, 3 de marzo de 2010

Arzobispo argentino advierte a católicos sobre avance de "dictadura del relativismo"

Arzobispo argentino advierte a católicos sobre avance de "dictadura del relativismo"


BUENOS AIRES, 01 Mar. 10 (ACI).- En su reflexión semanal en el programa "Claves para un Mundo Mejor" el Arzobispo de La Plata (Argentina), Mons. Héctor Aguer, alertó a los católicos a tomar conciencia de la creciente influencia de la "dictadura del relativismo" que se impone día a día en el ámbito de los poderes públicos.

"Pareciera que hoy, sobre todo en este occidente moderno, 'la dictadura del relativismo' está oscureciendo, está ofuscando en la mente y en el corazón de muchas personas las verdades fundamentales", advirtió el Prelado.

"Los activistas en contra del orden natural se encuentran ahora en las estructuras del Estado; desde ellas hacen y harán uso de su poder para imponer la ideología del género y arruinar, si pueden, los fundamentos del orden social".

El Arzobispo de La Plata explicó que "según recientes informaciones en el próximo periodo legislativo se discutirían los proyectos de lo que se ha dado en llamar el matrimonio homosexual. Digamos, ante todo, que este nombre es una contradicción en los términos. Matrimonio homosexual es una realidad imposible, contraria a las culturas de la humanidad, a nuestra legislación vigente y a los tratados internacionales incorporados a nuestra Constitución".

Para destacar el fanatismo con que operan quienes se oponen al derecho de los cristianos a explicar el orden natural, Mons. Aguer recordó el caso de Monseñor Baldomero Martini, Obispo de San Justo, y su Obispo Auxiliar, Monseñor Damián Bitar, quienes escribieron a los miembros de la Cámara de Diputados de Argentina para explicarles la realidad del matrimonio y la importancia que tiene para el bien común.

"Por esa explicación, explicó el Arzobispo porteño, "Monseñor Martini fue denunciado ante el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) que depende del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, y este organismo lo emplazó para que en el término de diez días se desdijera de sus declaraciones".

"Monseñor Martini respondió con claridad y muy dignamente recordando que lo que está en juego aquí es la libertad de la Iglesia para predicar la verdad, facultad que está reconocida por la Constitución Nacional y por un Tratado de Derecho Internacional Público como es el Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Argentino".

Mons. Héctor Aguer preguntó: "¿qué se concluye de toda esta historia?". "Se concluye que 'la dictadura del relativismo', como la ha llamado sabiamente Benedicto XVI, continua avanzando y que se va imponiendo también entre nosotros".

También puso como ejemplo que "hace unos años ocurrió algo muy singular en Suecia. Un pastor luterano fue preso porque en su iglesia, el domingo, leyendo como correspondía un pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos, explicó que los actos homosexuales son moralmente reprochables. Su caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de aquel país que finalmente lo liberó".



lunes, 1 de marzo de 2010

El Papa llama a la esperanza y la solidaridad con Chile

El Papa llama a la esperanza y la solidaridad con Chile


VATICANO, 28 Feb. 10 (ACI).- Al finalizar el rezo del Ángelus este domingo, el Papa Benedicto XVI expresó su cercanía espiritual a las personas que están sufriendo a causa del devastador terremoto que sacudió a Chile la madrugada del sábado.

"Dirijo mi pensamiento a Chile y a las poblaciones afectadas por el terremoto, que ha causado numerosas pérdidas en vidas humanas e ingentes daños," señaló el Pontífice, al hablar del sismo que ha costado la vida a cerca de 300 personas y ha producido graves daños materiales.

"Rezo por las víctimas y estoy espiritualmente cercano a las personas probadas por esta calamidad tan grave; para ellas imploro de Dios alivio en el sufrimiento y coraje en esta adversidad"; prosiguió el Pontífice. "Estoy seguro de que no va a faltar la solidaridad de muchos, en particular de las organizaciones eclesiales", destacó.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...