viernes, 12 de mayo de 2017

¡Nunca te olvidaremos! Raúl Rusjan (1950-2017)

¡Nunca te olvidaremos!
Raúl Rusjan (1950-2017)


Ayer, después de un tiempo de convalecencia, ha partido un gran hombre, un ejemplar esposo, padre, hermano y amigo, que pasó su vida haciendo el bien, dándolo todo sin pedir nada a cambio.

Raúl Rusjan, de él estamos hablamos, fue uno de esos católicos íntegros que la Providencia Divina cruzó en “el camino” de nuestras vidas. 

Siempre lleno de vida y alegre, aún en la adversidad, no dudó en incorporarse a “Fraternidad de Vida Nueva”, donde vivimos momentos personales y comunitarios inolvidables junto a él y su esposa Betina.

¡Cuántos recuerdos vienen a nuestra mente! Trabajando, escuchando, hablando, orando por todos, permaneciendo en la pequeña fraternidad, sirviendo a sus hermanos. Siempre en silencio, siempre queriendo pasar desapercibido, pero firme en su fe y convicciones católicas.

Con él, y junto a muchos otros, soñamos formar un Centro Cultural Católico para Mar del Plata que tomó vida en el “Multiespacio Cultural EL CAMINO”… ¡un sueño que se hizo realidad! Fue por este propósito que Raúl venía orando hacía ya muchos años, como él mismo nos confesara después. Y nuestros sueños, hay que decirlo, se quedaron cortos. ¡Dios nos dio en estos años mucho más de lo que pudimos soñar!

Raúl era un hombre profundamente contemplativo, entregado con alma y vida a la causa del Evangelio. Gozaba del encuentro con el Señor en la oración personal y comunitaria. Generoso como pocos, siempre atento a su familia y a su comunidad, cargó su cruz de cada día, como buen discípulo de Cristo, siendo fiel a Su llamado hasta el final. 

Él nos enseñó la santa humildad. Nos predicó el amor de Dios y el amor a Dios. Nos insinuó las alturas de la contemplación. Hace apenas unos meses nos habló sobre la “Oración del Corazón” –en nuestra reunión de “Frater”–, oración que él practicaba y que nos recomendó vivamente en aquella última enseñanza que impartió a su comunidad. 

La Santa Misa era el centro de su espiritualidad. Participaba diariamente de este Santo Sacrificio, siempre que le fuera posible. Durante años fue a la Parroquia San Pablo y a Pompeya, alternativamente. Uno de los regalos que le hizo el Señor hace unas semanas –y que le brindó gran consuelo espiritual–, fue la posibilidad de participar de una Misa en el Oratorio de EL CAMINO, lugar que él ofreció a Dios en acción de gracias por todo lo recibido a lo largo de su vida. Daba santa envidia ver la profunda devoción que tenía por Cristo en la Sagrada Comunión. A tal punto que, en aquella oportunidad, y aun con fuerte dificultad, permaneció largo tiempo arrodillado ante el Señor de su vida. 

Un tiempo atrás, después de recibir la unción de los enfermos, hizo este comentario: “Dios me está vistiendo con ropa nupcial”. Él sabía a dónde iba, porque sabía a quien amaba y a quien pertenecía.

¡Nunca te olvidaremos Raúl! ¡Gracias por tu palabra y tu ejemplo! Por tu testimonio de fidelidad a Dios y a su Iglesia, a tu amada esposa Betina que cuidaste hasta el final, a tus hijos, a tus hermanos de fraternidad. Sin dudas, has dejado una huella imborrable en cada uno de los que tuvimos la dicha de conocerte. 

Todos los miembros y amigos de Fraternidad de Vida Nueva y del Multiespacio Cultural EL CAMINO elevamos nuestra voz al Cielo suplicando ahora por vos:

¡Dale Señor el descanso eterno! Y que brille para él la luz que no tiene fin.



Cristian Rodríguez Iglesias
Fraternidad de Vida Nueva / Multiespacio Cultural EL CAMINO





5 comentarios:

  1. Rezo por el eterno descanso del querido Raúl

    ResponderEliminar
  2. Un gran hombre. Muy humilde. Gracas por recordárnoslo de esa manera

    ResponderEliminar
  3. Que lindos Raúl y Betina! Que gran ejemplo de amor. Gracias Cris por estas bellas palabras... se de tu gran amistad y hermandad con ellos

    ResponderEliminar
  4. Un hombre de corazón sencillo y humilde, pronto a dar una mano. De ello sabemos mucho en la Frater. Ya está cara a cara con el Señor. Nuestra Santa Madre de la mano lo llevó. Roguemos por su alma y consuelo de los suyos y de nosotros que también lo extrañamos.

    ResponderEliminar
  5. Me permito comentar en su memoria y compartirles mis últimas visitas al querido Raúl... me quedo con aquella imagen: contemplando y adorando a Jesús Eucaristía. Cuánto amor le tenía...!!!
    Cuando su voz humana se iba apagando, la voz de Dios comenzaba a cubrir todo su ser cuando solo se le escuchaba orar... fue hermoso. Una de sus últimas palabras audibles, cuando le pregunté que iba a hacer... él, entre sonriente y con su voz que ya costaba entenderlo, me contestó: "ya sabes... voy a orar".
    Me quedo con esa última imagen y última expresión: la de un verdadero contemplativo, adorador y orante.
    Y allí estará en el cielo: contemplando, adorando, orando... Gracias Señor!... Gracias Raúl!... Y hasta pronto!!!
    Gracias a la Frater por habernos permitido conocerlo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...