lunes, 31 de mayo de 2010

Cristianismo ofrece a China verdadero humanismo y camino de bien, dice el Papa Benedicto XVI

Cristianismo ofrece a China verdadero humanismo y camino de bien, dice el Papa Benedicto XVI


VATICANO, 29 May. 10 (ACI).- Al recibir esta mañana en el Aula Pablo VI del Vaticano a los participantes de la peregrinación promovida por la diócesis italiana de Macerata-Tolentino-Recanati-Cingoli-Treia y la de Marche, en ocasión del 4º centenario de la muerte del evangelizador de China, P. Mateo Ricci, el Papa Benedicto XVI resaltó la necesidad de un adecuado diálogo con la cultura y la correcta síntesis entre fe y razón para el anuncio del Evangelio de Cristo a todos los pueblos del mundo.

Al iniciar su discurso, el Santo Padre comentó que tal fue la estima de los chinos hacia el P. Ricci "en la misma corte imperial que recibió el privilegio extraordinario, impensable para un extranjero, de ser sepultado en tierra china. Incluso hoy es posible venerar su tumba en Pekín, oportunamente restaurada por las autoridades locales".

Tras señalar que el sacerdote jesuita junto a Marco Polo son los únicos extranjeros presentes en el Museo del Milenio en la capital china, Benedicto XVI resaltó que "la historia de las misiones católicas comprenden figuras de gran estatura por el celo y el coraje de portar a Cristo en tierras nueva y lejanas, pero el P. Ricci es un caso singular de feliz síntesis entre el anuncio del Evangelio y el diálogo con la cultura del pueblo al que se le anuncia, un ejemplo de equilibrio entre claridad doctrinal y prudente acción pastoral".

"La obra de este misionero presenta dos vertientes que no deben estar separadas: la inculturación china del anuncio evangélico y la presentación a China de la cultura y de la ciencia occidentales. Con frecuencia los aspectos científicos han generado mayor interés, pero es necesario no olvidar la perspectiva con la que el P. Ricci entró en relación con el mundo y la cultura china: un humanismo que considera a la persona insertada en su contexto, en el que cultiva valores morales y espirituales, tomando todo lo que de positivo se encuentra en la tradición china y ofreciendo enriquecerlo con la contribución de la cultura occidental, pero sobre todo, con la sabiduría y la verdad. El P. Ricci no llega a China para llevar la ciencia y la cultura de Occidente, sino para llevarles el Evangelio, para hacer conocer a Dios".

Tras advertir que la admiración por el P. Ricci no puede hacer que se pierda de vista la gran labor de varios estudiosos y amigos suyos chinos que se convirtieron al cristianismo como los "cuatro célebres pilares de la naciente Iglesia en China", entre los que estaban "el famoso Xu Guangqi, de Shangai, letrado y científico, matemático, astrónomo y estudioso de la agricultura" y Li Zhizao, quien ayudó en el diseño del mapamundi, el Santo Padre se refirió a la reciente Jornada de Oración por la Iglesia en China, celebrada el pasado 24 de mayo, para que sea ocasión de dirigirse a "María Santísima, venerada en el célebre Santuario de Sheshan en Shanghai".

También exhortó a que toda la obra del P. Ricci "sea ocasión de estímulo y aliento a vivir con intensidad la fe cristiana, en el diálogo con las diversas culturas, pero en la certeza de que en Cristo se realiza el verdadero humanismo, abierto a Dios, rico en valores morales y espirituales y capaz de responder a los deseos más profundos del corazón humano.

Finalmente el Papa, a ejemplo del P. Matteo Ricci, expresó su "más profunda estima al noble pueblo chino y a su cultura milenaria, convencido de que un renovado encuentro con el Cristianismo aportará abundantes frutos de bien, como entonces favoreció una pacífica convivencia entre los pueblos".



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...